Perdim-me entre as brêtemas do coraçom e as árvores da razom...

Sentado sobre la cama

Sinceramente leer el Quijote sienta mal tanto al alma como al cuerpo del pobre estudiante que se encuentra con algo tan pesado, física y literariamente hablando, entre las manos.

Sentado sobre la cama, bajo la ténue luz de las estrellas,
perdida la mirada entre las letras ya, olvidadas de un viejo libro polvoriento. Busco y no encuentro, un solo momento, en el que no piense en tí.

23-06.2006

1 comentarios:

AntonioIglesias dijo...

El Quijote es UNA MIERDA de libro. Poco más me muero cuando lo tuve que leer.

El poema muy medieval, seguro llevabas horas rayado leyendo ese ladrillo.