Perdim-me entre as brêtemas do coraçom e as árvores da razom...

Cruce de caminos

Como no se a donde quiero llegar, no puedo decidir que camino tomar. O como lo expresaría un verdadero escritor "Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables." Seneca.

Estoy... , en contra de o que cabría esperar, perdido y alejado de mis pensamientos. Estoy llegando a un cruce de caminos y simplemente dejo pasar la horas, los minutos y los segundos de cada suspiro de mi vida... esperando que pasen fugazmente sin dejar nada. No pretendo ni siquiera utilizarlos..... tan solo ver caer las hojas de los árboles, ver llegar el invierno, ver caer la lluvia a través de la ventana de mi habitación, ver llegar las flores con sus colores, aunque para mi sean grises y tristes, ver llegar el calor, el sol, y luego decidir de nuevo a donde ir.

Me he dado cuenta que lo dificil de la vida no es levantarse despues de cada caída como te dirían seguramente tus padres y familiares de mayor edad. Tampoco es tomar decisiones sobre el futuro, por lo menos por el momento, ya que por ahora las responsabilidades apenas pesan sobre mis hombros, y no tengo miedo a perder lo que no he ganado. Lo que realmente cuesta es defender estas decisiones aún a sabiendas de su derrota final, como los "kamikaces", realmente parece una actitud suicida, pero es mi obligación defender una causa perdida hasta el final de sus consecuencias, sin importar lo bajo que llegues a estar por su culpa, las cosas que debas sacrificar para no lograr nada, sin importar.... sin importar nada salvo tu deber, tu palabra y tu responsabilidad con tigo mismo y con lo que dices ser tu vida.

Creo que no se deben tomar decisiones antes de llegar al cruce de caminos, porque decidirse antes puede hacer que los pasos necesarios para llegar hasta el momento preciso en el que la nueva etapa comienza sean más y más dificiles, llegando incluso a ser inaguantables. Asique ya sabes, camina, camina, camina, levantate si tropiezas y llega hasta el siguiente cruce, pues es esa la vida del caminante, y el que no camina o está muerto o pretende morir.

3 comentarios:

LuSTeR dijo...

No hay decisiones. Todo es una linea recta. La ilusión viene después, cuando te preguntas ¿Porqué yo? y ¿Qué hubiera pasado si? Al mirar hacia atrás, se ven las ramas, como un Bonsai podado o un rayo quebrado. Si hubieras hecho algo de otra manera, no serías tú, sería otra persona la que mirase hacia atrás haciendose preguntas completamente diferentes

Belén dijo...

Tu reflexión sin duda es fruto de una meditada espera a la madurez. Te voy a regalar otra reflexión... sino te gusta siempre puedes obviarla... queda a tu libre elección.

"No desesperes jamás... mientras caminas las ideas se airean, la mente se aclara y las palabras fluyen!"



Bambú japonés

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.
También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas:
¡Crece, maldita seas!

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes:

Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.
Durante los primeros meses no sucede nada apreciable.
En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¿Tardó solo seis semanas en crecer?

No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas para desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno, y que éste requiere tiempo...
Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.
Es tarea difícil convencer al impaciente que solo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y coherente y saben esperar el momento adecuado.

De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo.
Y esto puede ser extremadamente frustrante.
En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos-, ni abandonemos por no "ver" el resultado que esperamos, sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.
Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.
El triunfo no es mas que un proceso que lleva tiempo y dedicación.
Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.
Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.


Tiempo...

¡Cómo nos cuestan las esperas! ¡Qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos...!

Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi... nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué...

Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés...

¿Para qué?

Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación. Gobernar aquélla toxina llamada impaciencia, la misma que nos envenena el alma. Si no consigues lo que anhelas, no desesperes...

Quizás sólo estés echando raíces...

MâKtü[b] dijo...

jajajaja
Es buenisimo xD

Tengo una amiga estudiando ingenieria y cada vez que hablo con ella su descripcion no se aleja de esta xD

Por cierto, gracias por la frase, la usaré en mas de una ocasion ;)

Nos vemos estruando fantasias ;)