Perdim-me entre as brêtemas do coraçom e as árvores da razom...

Grecia a la vanguardia revolucionaria

Mucho ganaríamos si todos los jóvenes del mundo, pero sobre todo de Europa comprendiesen que la causa revolucionaria de Grecia no sólo representa una realidad común a un número bastante elevado de generaciones, sino que representa un asunto de tan algo interés como lo es la opresión y la esclavitud, o si lo prefieren la falta de libertad en la que convivimos. Aquí como allí, hay grandes capitalistas inhumanos, codiciosos y crueles que venden a sus hermanos por unos céntimos, explotando a todos por igual, robando y esclavizando y, somos nosotros, los jóvenes que pertenecemos a esta sociedad, una sociedad de hombre con la conciencia dormida y con los ojos cerrados; los responsables de sacudir, agitar y despertar a todos aquellos que ahora duermen, así como castigar a los explotadores.

Tanto el movimiento del denominado Mayo del 68, como los actuales movimientos poco organizados, espontáneos y excepcionalmente violentos, defienden valores de libertad, bañados con toques de autogestión o socialismo. Pero lo importante es que son movimientos que miran al futuro, dejando claro que lo que actualmente nos ancla a la depresión debe acabar.

La sociedad debe ver con sus propios ojos que los mismo que hablan del pueblo con buenas palabras, los mismo que nos recuerdan que las cosas se arreglan siguiendo ciertas normas y pautas, los mismos que critican, censuran y apalean a los estudiantes; esos poderosos gobernantes “democráticos” son los que defienden y perpetúan la explotación por parte de unas cuantas familias o individuos. Aplicando las leyes o creándolas para mantenernos quitecitos, deteniendo y golpeando a aquellos que piensan diferente y sobre todo que no se resignan a aceptar porque sí que las cosas estén tan mal y no se pueda hacer nada más que meter un papelito en una urna cada cuatro años para ver como no cambia nada, pues todos son iguales.

Ahora que muchos releemos viejos libros polvorientos que estaban escondidos en las estanterías me gustaría recordar esta frase: "Cada artículo de la Constitución contiene su propia antítesis, su propia cámara alta y su propia cámara baja. En la frase general la libertad; en el comentario adicional, la anulación de la libertad" (Karl Marx) pues las cosas siguen siendo más o menos igual, casi nada ha cambiado, y si lo ha hecho ha sido a peor.

¿Por qué debemos respetar la autoridad de la fuerza y las armas?, ¿por qué debemos dejarnos convencer y regular por unas leyes y unos tribunales cuya principal función es mantener las cosas como están, para que la explotación pueda continuar favoreciendo a los poderosos y encarcelando a los pobres? ¿Por qué tenemos que seguir votando en unas elecciones en las que no existe el sufragio universal ya que no todos los votos valen lo mismo, ni en el que todas las tendencias políticas están representadas?

No es de extrañar, que la sociedad, o por lo menos una gran parte, admire y aplauda los movimientos estudiantiles del 68 francés, pero no puedo salir de mi sorpresa ante las continuas quejar o la más cruel indiferencia ante los mismos actos, por causas más que justificadas, en mi opinión claro está, en las movilizaciones griegas y en acciones de lucha, o acción directa contra el estado, el capitalismo, etc. O favor de la libertad, el socialismo, la autogestión, la anarquía etc. que se han llevado a cabo en el resto de Europa a lo largo del siglo XX y en lo que va del XXI.

12 comentarios:

Anárion dijo...

Quizás esto que ha pasado en Grecia sea la mecha que encienda los apagados corazones de la gente y esto inicie una era de cambio en la que las cosas vayan a mejor de una vez. Esto es lo que me gustaría creer, pero me da que la triste realidad es bien diferente. Las autoridades acabarán sofocando la revuelta y todo habrá acabado antes de que tenga tiempo suficiente para extenderse e iniciar el cambio que necesita europa o mejor dicho el mundo entero.

Anónimo dijo...

Por desgracia el resto de Europa no solo mira hacia otro lado, sino que cuando se para un segundo para obsevar lo que pasa en Grecia lo califica de violencia por violencia, y suelta frases como "que se presenten a las elecciones si quieren cambiar las cosas" "protestar en la calle no es la forma correcta, deben seguir los caminos legales" y un largo etc.

Uno no se enfrenta desarmado a la policia por vicio, si hubiera alguna posibilidad de cambiar las cosas desde dentro ya lo habrían intentado, ¿no creeis?

Un humilde revolucionario dijo...

Eso es cierto, compañero, pero también debemos tener en cuenta que muchos de los estudiantes y ciudadanos que protestan por toda Grecia son Anarquistas, y la parte burocrática del asunto la obvian con bastante facilidad.

De todas maneras lo que dice en el áticulo es cierto. La mayoria de la gente que dice ser de izquierdas apoya las acciones del mayo francés, o los atentados y levantamientos obreros durante el final del siglo XVIII y principios del XIX, pero en cambio ahora, cuando por ejemplo en España tenemos un sistema bipartidista corrupto como el de Sagasta y Cánovas las cosas son "diferentes" y debemos aceptar las reglas del juego, esas reglas que impiden una verdadera democracia y nos atan a la exclavitud, la misma que la de la antigüedad, aunque haya cambiado de forma.

Debemos sin duda posicionarnos, si no lo hemos hecho ya, a favor de las acciones que estan sucediendo ahora mismo en Grecia, y pretender que estas se extiendan a nuestros respectivos países.

Salúd y Libertad!

L. Celeiro dijo...

Trasladar las protestas de forma efectiva y organiza a nuestros respectivos Estados es un tarea, sinceramente, imposible para nuestra realidad actual.

Los partidos de izquierdas estan desapareciendo en el olvido, dividos por matices ideológicos que muchos de sus militantes no acaban de comprender. Aquellos que tiene cierto "poder" real, se han acomodado en posiciones de apoyo y justificación del sistema, bien voluntariamente o por dejadez o incluso imposición "historica".

Las organizaciones proletarias o revolucionarias, dependiendo del caso, son muy numerosas en cuanto a siglas, pero su capacidad de movilización no supera el acto anecdótico en un determinado lugar (acción local)

Los sindicatos se han convertido en organizaciones burocráticas y corporativistas cuya función es rascarse los cojones mientras los demás trabajan (porque aunque parezca cierto en el estado español hay gente que curra, de vez en cuando) Dedicandose a vender a sus compañeros, empezando por los que apoyan a otros sindicatos y terminando por aquellos que no son ya liberados, a cambio de mejoras salariales, cursos, o citas para ir al cine con los empresarios. Otra tradición moderna de nuestros sindicatos es la capacidad para discutir entre ellos por cosas absurdas como donde ir a tomar el café de las once, cabe destacar que no se pongan de acuerdo ni para manifestarse el 1º de mayo.

Los anarquistas, nuetra aparente ultima esperanza, fieles a la vieja escuela de la acción directa, las cosas claras y el obrero primero han sido los más golpeados por la "historia". Han sido censurados, perseguidos, asesinados en algunos casos (en la transición), apaleados constantemente por las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, sobre todo cada vez que habrían la boca para decir que algo debía cambiar. Llegando al punto de que apenas queden unos pocos grupos poco organizados y dispesos por la geografía peninsular. Siendo su capacidad de movilización relativa dependiendo del lugar, pero escasa en su totalidad.

Asi que, como no nos pongamos las pilas todos, ESTAMOS JODIDOS

Anónimo dijo...

Estamos jodidos!!

Antonio dijo...

A pesar de que coincido ampliamente con la mayoría de lo que decis, tengo que dejar claro que la violencia no es el camino. Es posible una revolución pacífica, los disturbios no consiguen gran cosa, salvo deslegitimar los argumentos de los que se encuentran en las calles.

Anónimo dijo...

Aunque no puedo estar en contra de lo que está pasando en Grecia. Ahora lo que puedo criticar es que las formas no les van a llevar muy lejos.

Sólo es cuestión de tiempo que les manden los tanques y que haya una masacre. A ver cuantos siguen en la calle después.

elchampi dijo...

EN cualquier caso, una cosa es evidente, cualquier revolución en estos tiempos sufrirá la violencia porque los poderes actuales la utilizaran para doblegar al pueblo "llano".

LibrePensador dijo...

Creo profundamente que lo que está pasando en Grecia acabará por salpicar al resto de Europa, y de no ser así, el resto de Europa dejará claro que se merece seguir siendo esclava del capitalismo.

branda dijo...

Gustou-me moito o texto, moito, mesmo ainda que, como sabes, a semántica da "vangarda" é algo que me causa médio arrepio.. En particular, o que mais me gusta, Luis, é a forza que destila unha vontade de escribir sustentada na idea de que o futuro por construír vos (nos?) pertenze *s xóvenes. A cita de Marx, imposible que sexa mais atinada.
Só un apuntamento: non é de estranar que non se vexa con benevoléncia a revolta de Grécia, mesmo polo motivo de que tampouco Maio do '68 foi considerado positivamente polo establishment. Tiveron que pasar tempos e vicisitudes -entre outras, por exemplo, que un dos 4 principais líderes daquel maio (Alain Geismar) sexa hoxe un cargo no governo Sarkozy- para que aquela valoración mudase..
Xa te contarei o que percibo sobre o terreo :)

L. Celeiro dijo...

Espero tus noticias desde la primera línea.

Espero que lo que veas nos ilusione y convenza. Intentaré si tengo algo de tiempo escribir un artículo un poco más elavorado y largo para imprimirlo y repartirlo por las calles. A ver, si por lo menos la gente se interesa un poco por lo que pasa, y sobre todo para que se den cuenta de que hay alternativas...

Anónimo dijo...

Tu enfoque del Marxismo resulta interesante. Se ve que has leído a muchos autores anarquistas.

Tu pensamiento es una mezcla curiosa de marxismo y anarquismo. Si no lo has leído ya, te diría que leyeras a Proudhon y a Malatesta.

Prefiero los textos que has enlazado al artículo principal, son más claros y precisos.

Salúd y Libertad !