Perdim-me entre as brêtemas do coraçom e as árvores da razom...

Proyecto Novela Épica (11ª parte)

Bueno ya se que van tres muy seguidas pero quería adelantar acontecimientos para poder centrarme en escribir las siguientes partes con otro tipo de estilo. Adelanto que la acción irá en aumento (por presión popular) aunque de forma lógica y sin descuidar el argumento.


Soledad


A la mañana, poco después del amanecer mientras las chicas desayunaban dentro de la torre, oteaba el horizonte en busca de cualquier movimiento. Tenía unas agujetas tremendas por el esfuerzo realizado al abrir el portón. Casi no me podía mover.

Hacia el norte nada, al oeste tan solo el mar verde. Al sur, ¡espera! Creo que veo algo. Sí, un grupo viene por el camino. Seguro que son las tropas de Brunish. Con un poco de suerte podremos acompañarlos y traerán consigo auxiliares que puedan encargarse de Isa, aunque me daba pena deshacerme de ella no podíamos continuar así. Nuestro camino sería demasiado peligroso.


Después de comunicarle la noticia a Dela preparamos todo para partir. Seguro que se harían cargo de Isa y nosotros podríamos adelantarnos hacia Lagash, seguro.


Pasaron tres horas cuando la columna alcanzó los muros. Eran apenas unos cuatrocientos hombres, mayormente de infantería. Hoplitas. Portaban escudos y cascos de bronce, largas lanzas y corazas de cuero.


Cuando pasaban por el camino justo por delante del portón salí lentamente dirigiéndome al único de los hombres que iba montado.


─ Señor, mi nombre es Eneasun. ─ fui interrumpido bruscamente por aquel hombre que detuvo su caballo y se acercó a mí.


Era un hombre alto y fuerte. El pelo rubio le caía por los hombros. Tenía la cara llena de barba, seguramente se la dejaba para ocultar una cicatriz que se disimulaba en su lado derecho. Llevaba un casco de bronce sobre la cabeza con la visera subida, sus ojos eran azules. Su coraza de bronce y cuero estaba llena de remaches y parches. Se notaba que era un gran guerrero.


─ Hijo, no se como has llegado hasta aquí, pero el Emperador ha ordenado que todo el mundo se dirija al sur y cruce el mar hacia Brethaz. Deberías hacer lo mismo.


¿Podría decirme a dónde se dirige con sus hombres? ─ dije con una voz suave mientras sacaba el colgante y lo dejaba caer sobre el pecho.


Joven vigilante. Cuando las columnas de una estructura fallan, algo debe aguantar el peso hasta que estas sean reparadas. ─ retiró su capa de color verde acre y dejó ver la empuñadura de su espada. En ella fundida había un círculo de bronce con un solo ojo abierto en su centro. ─ nos dirigimos a Lagash, si quieres unirte a nosotros no tienes más que ponerte en la formación. ─ su voz era dura y seca, totalmente inexpresiva.


─ Aunque mi camino pasa por esa ciudad, llevo conmigo una carga que os retrasaría. Espero que para cuando llegue sigáis allí.


─ Haré cuanto esté en mi mano para que sea así. Mmm, espera, dijiste que tu nombre era Eneasun, ¿verdad?


Si así es.


¡Zagros! ¡Zagros ven aquí! ¿No tenías algo para un tal Eneasun?


El viejo soldado cojeaba ligeramente y parecía que en cualquier momento se le caería el escudo ya que no podría seguir sosteniendo su peso.


─ Si, así es.


─ Este joven es Eneasun entrégale el mensaje y vuelve a la formación.


Mientras la formación se alejaba por el camino del oeste yo pensaba que podría contener el sobre que me acaban de dar.


Supongo que para cuando llegue este mensaje a tus manos llevarás días en Lagash. Aunque la idea de luchar te atraiga este no es tu momento. Debes dedicarte a tareas mucho más importantes.


Supongo que esta tarea te resultará pesada, pero debes saber que no es más valiente aquel que arriesga su vida en el combate que el que lo hace para cumplir su cometido. El tiempo de la guerra llegará, no lo dudes. Eres joven y por lo tanto imprudente, es normal que quieras luchar pero no debes de precipitarte.


No debes detenerte, atraviesa el reino de Elos y dirígete al norte hasta las fraguas de los enanos. Allí encontrarás respuestas a muchas preguntas. Los enanos han sido los primeros en enfrentarse a este mal. Busca cualquier superviviente. Se refugian en las montañas.


No te puedo dar noticias salvo quizá que el consejo se ha reunido y ha decidido evacuar a la población del norte. Estáis solos en esto. Ningún reino aportará tropas mientras no se sepa a que nos enfrentamos. Esta es tu misión debes recopilar tanta información como puedas y volver a Brunish. Allí te esperará un barco que te llevará al sur hasta (buscar tierra)


Si encuentras a algún vigilante debes informarle de todo cuanto descubras y decirle que se repliegue. Cuantos más sepan a que nos enfrentamos mayor será la probabilidad de que alguno vuelva y nos informe. Los hombres de Lagash cumplirán su cometido porque sin sacrificio no es posible alcanzar la victoria.


En Elos, los elfos guardan bien sus fronteras. Ten cuidado. El símbolo de los vigilantes fue hace tiempo respetado, pero en estos días ya no puedes confiar en que se cumplan las tradiciones. Es el camino mas seguro y rápido al norte.


Supongo que la princesita te estará retrasando. Debes protegerla a toda costa. Ella forma parte de la llave de una puerta que debes abrir.


Estamos reuniendo a toda la orden. Aunque no creo que seamos suficientes si consigues darnos un poco de esperanza con la ayuda de todos los reinos podríamos enfrentarnos una vez más a las fuerzas de la oscuridad.


Estos ancianos cobardes no piensan en otra cosa que poner sus culos y riquezas lejos de aquí. Están pensando en cruzar el océano. Pero nuestro lugar está aquí. Es esta tierra la que juramos defender.


Apresúrate Eneasun, nuestro tiempo se agota. Recuerda todo lo que has aprendido porque puede salvarte la vida.


Arthur

Cómo demonios iba a encontrar respuestas si parecía que era el que menos sabía de todos. Las cosas no encajaban. No sabía hacia donde dirigirme. No sabía que hacer. Recordé una frase que había leído durante una de aquellas interminables horas de estudio. “Si no sabes que puerto dirigirte ningún viento te resultará favorable.” Yo estaba exactamente así…


Contemplaba como aquella columna de hombres muertos marchaba hacia el oeste alejándose lentamente. La resistencia se había considerado inútil y los hombres abandonaban esta tierra. Aquellos que elegían luchar estaban eligiendo su propia muerte. Dela. Sí Dela. Me daba igual lo que dijera la carta ella tenía que vivir. Tiré la carta al suelo en un golpe de rabia e impotencia.


─ Dela, recoge lo que necesites. Te vas a Brunish e Isa va contigo.


─ ¿Qué? no entiendo nada, pero no íbamos a Lagash. ¿Has olvidado la misión?


─ ¡No! no me discutas, tu te marchas a Brunish y punto. Allí te estarán esperando con un barco. Dales esto y diles que no me esperen.


─ Por qué me das tu colgante, Eneasun no entiendo nada.


─ Mira, Dela. ─ cambié totalmente el tono y la expresión de mi cara. Cogí sus manos y le dije:


─ En esta tierra sólo nos espera la muerte. Esos hombres ya están muertos. El emperador ha ordenado que todos crucen el océano en busca de refugio. Por eso debes irte.


─ ¿Y tú qué? ─ dijo ella angustiada.


─ Debo hacer lo que debo hacer. ─ dije mientras soltaba uno de los fardos que estaba atado al lomo de mi caballo.


Subí al caballo y salí al galope hacia el norte. No miré atrás ni me detuve un solo instante. No sólo la soledad era mi compañera en aquel viaje, la tristeza inundaba mi corazón pero debía hacerlo. Ella estaría mejor lejos, no podía permitir que recorriera este camino hacia la muerte… El viento azotaba mi cara. Rápido. Más rápido. Corre como el viento. Veloz como el rayo. No tengo mucho tiempo. Rápido. Más rápido. El animal y yo éramos uno entre el azul del cielo y el verde del suelo.


Mi caballo cruzó como un rayo la llanura. Cabalgué día y noche hasta que alcancé el linde del bosque de Elos. Durante todo el camino ella fue mi único pensamiento. Dela…


(continuará...)

6 comentarios:

AntonioIglesias dijo...

Bua que tio!

Iba a comentarte en la otra y justo actualizas. Bueno, aún me ha dado tiempo a leer esta parte pero te comento todas las demás.

El estilo está bien, aunque se aprecia el cambio de las primeras partes a las actuales. Me gusta como describes los combates con los trols, por ejemplo,

En cuanto al argumento a pesar de ser un tópico lo del niño pobre con padre muerto etc etc te está quedando bien. La historia de amor era clara, además de necesaria y, con tu toque personal para esas cosas, porque tienes que reconocerlo Luis, eres un romántico cuando quieres, pues te está quedando muy bien. Como pega igual va un poco rápido este aspecto.

Lo último es que hay pocos enfrentamientos pero claro supongo que un enfrantamiento con lobos, bandidos o chorradas por el estilo no tendría mucho sentido ni sería de gran utilidad para el argumento. Estoy deseando conocer a los enemigos de nuestro héroe y cuales serán sus puntos déviles.

Un saludo.

AntonioIglesias dijo...

Boh! nada, estaba mirando el blog y tal y le puse que me daba miedo (lo mismo que tú xD) porque vaya cara de mala hostia tiene la tia joder. Pero pensé que se cabrearía y tal asique lo borré porque no la conozco.

Anárion dijo...

Bien bien, ya casi puedo oler la acción xD. A ver que se encuentra Eneasun en el norte, si consigue respuestas a tantas preguntas. Esto promete jeje.

Friki nivel 21 dijo...

Pues el argumento es un clásico asique bien. La historia de amor y toda esa noñería te está quedando bien.

Los efectos de sangre y muerte no se, porque como no hay acción xD

Nah! mola!

Luar de inverno dijo...

Pues mi lo que más me está gustando es la historia de amor.

A do outro lado da xanela dijo...

Bon traballo.

Ganas de seguir vendo como se perfila esta historiap ouco a pouco


(sabes algo da miña apretada axenda... non teño tempo pra máis comentarios! Chegarán en canto poida!)

Bico!