Perdim-me entre as brêtemas do coraçom e as árvores da razom...

Proyecto Novela Épica (12ª parte)

Bueno aquí tenemos una nueva parte de esta historia épica. Ultimamente quería escribir sobre otras cosas, un artículo sobre Republicanismo y otro sobre el Sindicalismo pero no he tenido ni tiempo ni ganas. Estoy un poco de bajón que le voy a hacer...

En esta parte he probado un estilo "nuevo" para narrar un poco de acción, espero una crítica del estilo de cara a próximas entregas con acción real. Sí que no tenga ganas de escribir cosas serias o profundas y escriba esto significa que no me lo tomo muy en serio, que le voy a hacer....


En los lindes de Elos

El caballo estaba demasiado cansado para continuar. Lo había forzado, de continuar moriría.

Le quité los fardos y la silla. Automáticamente el se tumbó a descansar. ..

─ Bueno, amigo, aquí se separan nuestros caminos. Eres libre. ─ susurré a su oído mientra le acariciaba el cuello.

Recogería solo lo imprescindible. No iría cargado. En una semana habría cruzado el bosque. Me llevaría una mochila con la comida necesaria. Las dos mantas porque no quería acabar congelado una noche de helada. El petate. Un poco de madera fina y seca para encender fuego. El pedernal y el acero y, nada más.

Me daba pena dejar la ballesta porque me había costazo hacer que funcionara pero no me quedaba mas remedio. Con el arco y la espada debería bastar. El cuchillo y la navaja tenían una utilidad más propia para la supervivencia que para el combate pero en el peor de los casos me servirían.

Así, solo, andando lentamente me adentré en el bosque. Con un poco de suerte lograría cazar algo y así el pan duro y la carne curada me durarían lo suficiente como par atravesar las montañas, ya que en ella cazar o recolectar frutos sería mucho más complicado.

Mientras andaba entre los árboles adornados por la luz dorada de un sol naciente pensaba en ella. No podía dejar de hacerlo. Por el camino de la plata tardaría tres semanas en llegar a Brunish. No creo que se arriesgara por el bosque llevando a Isa.

Las horas fueron pasando y la luz del sol con ellas. No se si estaba anocheciendo por momentos o si la espesura del bosque producía una noche en su interior. El olor era verde y húmedo. La temperatura fría. Estaba cansado y sediento cuando comencé a escuchar el leve burbujeo de un riachuelo.

Cambié totalmente mi rumbo en dirección al agua. Y después de unos minutos allí estaba. Un río de plata, un río de agua fría como el hielo y cristalina como un espejo. Era un buen sitio para acampar así que me dispuse a buscar la cena. Dejé todas las cosas salvo el cuchillo, el arco y la capa y me adentré en la espesura.

Despacio. Paso a paso. Escucha. Silencio. Unos pasos más. Silencio. Sólo veo verde, árboles, hierba, arbustos, maleza y, si eso parece algo. Distinto. Unos pasos más. Silencio. Despacio. Paso a Paso…

Me oculto con la capa detrás de un árbol y observo. Silencio. Contengo la respiración. Atento. Es un ciervo adulto. Una hembra que pasta tranquila. Silencio. Escucho. Está sola. Está tranquila. No me ha visto…

Recojo una flecha del carcaj. Despacio. La coloco en el arco. Escucho. Silencio. Sigue distraída en sus cosas. No me ha visto. No me ha escuchado. No sabe que estoy aquí. Estiro lentamente la cuerda con la flecha. Despacio. Levanta las orejas. Despacio, más despacio…

La miro fijamente por encima del asta de la flecha. Sigue sin verme. Vuelve a estar tranquila. Apunto a su cuello. No tengo prisa. No tengo prisa. Apunto. Espero. Espero a que me de un objetivo claro. Contengo la respiración para evitar la desviación. Escucho. Silencio. Escucho. La cuerda chasquea al estirarse. Levanta las orejas. La flecha cruza el viento. Oigo como se derrumba. Su figura desaparece bajo la maleza…

Recojo otra flecha del carcaj. Espero. Escucho. Silencio. Espero. Le he dado. Ha caído. Me acerco. Despacio. La veo….

El ciervo estaba rico. El fuego me ha calentado. Hacía unos días que no cazaba y empezaba a oxidarme. La próxima vez lo intentaré con un conejo porque es demasiada carne para mí. Y desaprovechar así una vida no es justo. He dejado el cuerpo cocinado a unos treinta metros de mi campamento. Esta noche los lobos se darán un festín.

Dormiré sobre una rama en lo alto de un árbol, será más seguro. Los lobos serán mis guardias y la oscuridad mi guarida.

Este bosque es demasiado silencioso. Apenas se oyen pájaros o se ven animales, no me da buena espina. Estoy deseando llegar a algún poblado o ciudad élfico para poder admirar su arquitectura. Espero que no estén desiertos, además, un poco de pan élfico no me vendría mal para el camino.

Espero que Dela esté bien. No debí haberla dejado sola. Tenía que haberla acompañado a Brunish. No debí dejarla sola.
(continuará...)

9 comentarios:

Anárion dijo...

Bueno el estilo este para describir la acción yo lo veo bien, solo una cosa el 4º parrafo empezando por abajo que empieza "La próxima vez lo intentaré con un conejo porque es demasiada carne para mí" es un poco liosa aunque se que te refieres al ciervo pues puede dar lugar a confusión.

Venga, sigue con la historia, mas, mas quiero maaaas!

Luar de inverno dijo...

No está nada mal pero hecho de menos el toque romántico.

Besines.

Friki nivel 21 dijo...

No está mal, cierto es, pero quizá para tratarse solo de una cacería un poco lento. Estoy deseando ver la acción de verdad.

Anónimo dijo...

Pues hasta aquí bastante bien, para ser algo que haces sin ponerte en serio, si eso es verdad, no está nada mal.

Te aconsejo que vayas pensando en los malos porque que no aparezcan puede ser debido a que aún no sabes como son jejeje (creo que te he pillado) Mi recomendación muertos vivientes, que es un clásico.

Friki nivel 21 dijo...

Secundo la opinión del anónimo este. jejeje

PD: No soy yo,lo juro por todos los dioses!

L. Celeiro dijo...

Muertos viviente, muertos vivientes.... uuuhuu que vienen los muertos vivientes!! cuidadín!!

Pues NO!

No van a ser muertos vivientes, por lo menos yo no los consideraría así. Os quedais sin ver a los super muertos vivientes por chulos! xD

No,en serio, no son muertos vivientes, son.... otra cosa.

AntonioIglesias dijo...

Bueno, el texto bien y en cuanto al debate sobre los malos yo pensaba que serían muertos vivientes pero ya que dices que no me dacanto por algún demonio raro muy numeroso y de tamaño humano.

Anónimo dijo...

Pues unos renacidos te quedaban muy bien, aunque sería dificil de explicar porque no hay cadáveres.

Esperamos saber que son pronto, o habrá represalias xD

L. Celeiro dijo...

¡¿Quién será este anónimo que osa amenazarme?!

Renacidos mmm...... pues no era mala idea pero supongo que uniré conceptos conocidos para crear un enemigo digno de ser temido y a la vez novedoso. Tengo prácticamente todo, pero me faltan algunos detalles necesarios para darles consistencia real.