Perdim-me entre as brêtemas do coraçom e as árvores da razom...

Lujuria desatada

Caricias desesperadas sobre una cama destroza,
zona cero de una guerra de pasión descontrolada.

Respiraciones entrecortadas de dos corazones al borde del colapso.

Sentimientos enfrentados se juntan con escalofríos provocados
que recorren nuestro cuerpo produciendo espasmos de placer.

Cuando la razón calla y es el cuerpo el que manda,
mi mundo se reduce a unas sábanas arrugadas donde el deseo se desata.

Lujuriosas caricias por las que no voy a pedir perdón pero si darte las gracias.

4 comentarios:

Lim dijo...

La lujuria forma parte de nuestra mente, y en determinadas circunstancias, se le da rienda suelta, agradeciendo esos momentos, sin sentir remordimientos.
Un abrazo amigo.

Nasty. dijo...

Cuando la razón calla y es el cuerpo el que manda mi mundo se reduce a unas sábanas arrugadas donde el deseo se desata. Lujuriosas caricias por las que no voy a pedir perdón sino darte las gracias.


BRUTAL!
Me has dejao sin palabras pero con una carga de sensaciones impresionante

Un beso

Anónimo dijo...

"Caricias desesperadas sobre una cama destrozada, zona cero de una guerra de pasión descontrolada."

Una muy buena descripción de una pasión contenida durante demasiado tiempo. Algunas que tienen suerte...

A do outro lado da xanela dijo...

Hum!

E disque chegou a paixón... :)

Bico!